Experiencia en Peralillo

15 03 2010

BITÁCORA

Peralillo,

VI Región, Valle de Colchagua

Lunes 8 de Marzo, partimos un grupo de arquitectos e ingenieros, profesionales y estudiantes, a Peralillo, una pequeña localidad en la VI Región de O’Higgins, con la finalidad de realizar catastro de daños en las viviendas y edificios, en su mayoría de adobe, y tranquilizar a la población que hasta el día de hoy duermen a la intemperie por temor a las réplicas. Desde un comienzo la señal es clara en la ciudad, todo el casco histórico está en el suelo, la Municipalidad y la Parroquia son los ejemplos más dramáticos de la condición que presenta todo el pueblo.

Después de coordinar nuestro trabajo con “el alcalde más famoso de Chile” (como él mismo se presenta después de que la ex Presidenta lo hiciera conocido en la Teletón), concentramos nuestro trabajo en la población San Agustín, algo así como la mitad del pueblo con viviendas -en su mayoría- de adobe y habitadas por gente de ya avanzada edad.
Así, las cinco cuadrillas comenzamos a  hacer el barrido de veintidós manzanas, con gente que nunca, después del pasado 27 de febrero, habían recibido ayuda alguna, o alguien se había acercado a ellos para ver cómo se encontraban y en qué condiciones se hallaban su viviendas. El primer día descubrimos 10 casos críticos, los cuales se informaron en la dirección de obras y a la asistente social; se trataba de personas cuyas viviendas a primera vista desde la calle parecían estar en orden, pero que sencillamente se encontraban inhabitables y muchas de esas personas estaban durmiendo prácticamente en la calle, ya que el Municipio no contaba con albergue para damnificados.

Martes 9 de Marzo. Después de un reponedor sueño, el pueblo nos despertaría con una fuerte réplica y el ambiente en la población se volvería un poco más tenso. La gente no quiere dormir en sus casas y la mayoría de las personas le declararon la guerra al adobe, y en lo único que piensan es en demoler. En este ambiente descubrimos un caso que nos llevó a realizar una intervención debido a la compleja situación en que se encontraban sus moradores. En base a la estructura de un antiguo parrón, plásticos para el suelo, cielo, muros y con maderas de una demolición cercana, realizamos una pequeña solución que podrá cobijar muy provisoriamente a esta familia con dos ancianos que no tenían dónde dormir.


Al día siguiente Fernando González, Daniela Castillo y Benito Baranda irían donde esta familia debido a nuestro trabajo, intentado el Alcalde llevarse todo el crédito, pero la dueña de casa dejaría en claro la ayuda que le prestaron los estudiantes y profesionales de la Universidad de Chile.
 

Miércoles 10 de Marzo, fue un día más tranquilo, con momentos de reflexión e instancias para conversar y compartir ideas de lo que ocurría en el pueblo. Es cierto que la carga emocional en estas condiciones era cada vez más fuerte, pero el valor del grupo y la importancia de compartir las vivencias hizo que todos tomáramos un compromiso con el pueblo y sus habitantes, que ahora buscamos convertirlo en un trabajo de largo aliento. Ese día partiría la mitad del grupo y los casos críticos con necesidad de una intervención inmediata  aumentarían cada vez más.
 

Jueves 11 de marzo, día de fuertes replicas , nos encontramos en el aérea del epicentro de la VI Región y el poco adobe que aun no se desmoronaba colapsó, inmediatamente junto al director de obras, revisamos los casos más complejos para prestar ayuda a los habitantes. Ante la serie de fuertes réplicas, decidimos volver.

Si bien la región fue declarada zona de catástrofe y las pocas viviendas desaparecen lentamente entre los escombros de la demolición, el compromiso ya está hecho.  Como estudiantes y profesionales es mucho lo que podemos aportar a esta localidad, en donde la gente es cariñosa y con tan sólo acercarte a ellos puedes causar un completo cambio en la forma en que están viviendo el post-terremoto. Es cierto que prestamos una importante ayuda en la parte social y técnica a las personas, pero no es suficiente, es mucho el trabajo que aún se puede realizar y la urgencia de coordinar un trabajo de largo plazo se vuelve inminente. Finalmente, al grupo de trabajo gracias por su compromiso y vocación, y ojalá que esto sirva de ejemplo a las demás actividades en el  Sur, no al turismo social.

¡FUERZA PERALILLO!

 

Rodrigo Fernández

(estudiante de arquitectura)

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: